Cardo Mariano

Cardo Lechal / Cardo borriquerocardo-mariano-flor1

Nombre científico:    Silybum marianum

Familia:                       Labiadas

Propiedades e indicaciones:

La partes central es de color rojo en su flor, a diferencia del cardo santo o bendito es de color un poco amarillo y se encuentra en las regiones de Europa (Gran Bretaña). Es el más indicado para problemas hepáticos (hepatitis) ej. cirrosis, cálculos hepáticos o biliares, que son sustancias en la bilis que han perdido su solubilidad en la bilis formando cristalizaciones. Si le devuelves la solubilidad a la bilis eliminas estos; el lodo biliar son cristalizaciones muy pequeñas. Cuando se vuelve la bilis de buena calidad favorece la disolución de cristales. Aunque la bilis es grasosa y no soluble en agua, es emulsificante de grasas. El colesterol es la grasa indispensable para la síntesis de ácidos biliares. El colesterol malo es un colesterol sucio, el colesterol bueno es un colesterol limpio. Al colesterol agregándosele o adhiriéndosele una proteína o una grasa crean un colesterol sucio. Hepatitis viral, ya sea crónico o agudo. En el caso de la cirrosis mejora las condiciones inmunológicas del paciente. El Cardo Mariano ayuda a limpiar la sangre del colesterol sucio, triglicéridos, grasas hidrogenadas causantes de infartos fulminantes. Es útil en el caso de la soriasis pro el grado de intoxicación del hígado, haciendo en este caso una labor de limpieza, recomendándosele no consuma grasas animales. El hígado es el órgano que contrarresta los radicales libres, para evitar la oxidación hepática. Aumenta la generación de glutatión, que es un péptido formado por tres aminoácidos que evita la oxidación que produce el organismo. El glutatión elimina drogas, toxinas y algunas sustancias presentes en los alimentos que pueden intoxicarnos como los saborizantes, conservadores, etc. Todas las plantas tienen glutatión, sólo que en diferentes cantidades. Hay unos solventes muy fuertes como el tetracloruro de carbono, que es un solvente, que produce problemas cirróticos y el cardo mariano contrarresta  el efecto de éste solvente. Las estilístas que están en constante inhalación de monómetro de estireno, pueden desarrollar daños hepáticos y ocasionar alergias respiratorias, sobre todo aquellas que colocan uñas.

Sustancias activas:

Los fitoesteroles (fito-planta, esterol-colesterol) los podemos encontrar en los tubérculos como la zanahoria, sirviendo como un tónico hepático y biliar. Desórdenes hepáticos como cálculos, soriasis, hepatitis, sirrosis. La silimarina contiene también silibina, silidianina y silicristina. La experiencia pone de manifiesto que la administración de 140 mg de silimarina 3 veces al día, disminuye de forma significativa la mortalidad en pacientes con cirrosis hepática debido al alcohol. La silimarina, también ha demostrado clínicamente mejorar la función inmune en pacientes con un historial clínico comprobado de enfermedades crónicas del hígado producidas por el abuso de alcohol. Otro estudio clínico a doble ciego, ha demostrado que la silimarina (140 mg/ 3 veces al día) incrementa significamente el nivel de bilirrubina en suero en pacientes con hepatitis vírica aguda.

Partes usadas:

La parte usada es prácticamente el fruto, especialmente sus semillas, las cuales están contenidas en su flor. Estimula el crecimiento de las células hepáticas.

Dosificación y vías de administración:

En el caso de hepatitis viral se recomienda una dosis de 400 mg de silimarina diario en un lapso de 3 a 12 meses. Esta misma dosis se aplica para cálculos durante un mes. Dosis promedio de 70 a 210 mg de silimarina como dosis diaria, en uso preventivo. En tintura 1:5 equivale a 20%, debiéndose tomar de 1 a 4 ml poniéndole en agua caliente para evaporar el alcohol sobre todo por ser un problema hepático, la proporción de alcohol sería 80-20, dejando macerar la tintura por 4 semanas.

El Ajo

Nombre Científico:         Allium sativum 

Familia:                            Liliáceas

Descripción:

Se cultiva en huertas, es oriunda de Asia Central. Es un bulbo redondeado, integrado por varios ajos llamados machuelos, recubierto de una fina película que forma la cabeza del ajo. Sus flores son blanco-verdosas y puede alcanzar unos 70 cm de altura.

Propiedades e indicaciones:

Lo conocemos como un condimento. Si desde pequeños hacemos afín el gusto por el ajo, en la edad adulta no tendremos problema para asimilarlo. Podemos introducirlo a los bebés por ejemplo desde los 4 meses en pequeñas cantidades diluidos en miel de colmenas. Es un buen antiséptico que funciona para problemas gastrointestinales, es ideal para el catarro o los excesos catarrales (demasiada flema). Limpia nuestro organismo, particularmente la sangre como colesterol, triglicéridos, grasas, todo lo que se acumule en sangre y de tipo graso, considerados  difíciles de salir de sangre por ser insolubles en agua. La mayoría de los fármacos son solubles en grasa y no agua por eso se acumulan en el organismo. También es útil para problemas de diabetes. Ayuda a disminuir la presión alta. Es anti cancerígeno. Disminuye la agregación plaquetaria, ayudando a disminuir coágulos en la sangre. Es antiséptico, todos los microorganismo que llegan a infectar nuestro medio (estreptococos, estafilococos) vías respiratorias, ceden al efecto del ajo. Inhibe cándida albicans (hongo), el famoso conocido como algodoncillo, por ejemplo en vía genital de mujeres, aunque es flora natural de nuestro organismo, por lo que se expresa en mucosa cuando está debilitado nuestro sistema inmune, es decir, deprimido. Puedes resolver problemas cardiovasculares (trombos, rompimientos, formaciones). Hay que considerar si es una persona muy aprensiva, en donde el ajo no será una primera elección, por existir alguna úlcera o alteración, usándolo en pequeñas cantidades con otro elemento que corrija esta alteración, porque acelera la segregación de ácido clorhídrico. En tintura tiene la particularidad de que huele menos y es menos irritante. En piquetes de arácnidos conviene refregar un ajo por sus efectos antitóxicos. Regulariza la tensión arterial alta y baja, por lo que ha sido tradicionalmente usado para purificar la sangre. Ayuda a la circulación, tos, afecciones pulmonares, tuberculosis, asma y bronquitis crónica.

 

Dosificación y vías de administración:

Lo ideal es comerse o tomarse una tintura con el estómago vacío para facilitar su absorción. Se recomienda ingesta diaria de 4 g (aproximadamente un diente de ajo) para efecto de tratamiento. En tintura de 10 ml al día, aunque es más común de 2 a 3 ml por día. Antiséptico. Problemas preventivos del cáncer. Para quitarle el sabor a cadáver a la carne se recomienda poner una cabeza de ajo en su preparación,  contrarrestando una de sus situaciones tóxicas, al igual que la cebolla.

Sustancias activas:

Pertenece a la familia de las liliáceas, por lo que contiene dialina. Los elementos ricos en azufre, tienen efectos neutralizantes de toxinas, como en el caso del ajo, cebolla, crucíferas (col, repollo, coliflor, rábano, coles de Bruselas), es decir, compuestos tioles, los cuales son antioxidantes y son útiles para despegar las adherencias, como las que se generan en la sangre. Los huajes también tienen mucho azufre, así como la guámara, los mezquites, en los que las personas no tienen costumbre a ellos crea un efecto o reacción debido al azufre con los parásitos, produciendo gases o vómitos.

Hasta un 0.9% de aceite volátil que contiene es disulfuro de dialilo, disulfuro de alilo, disulfuro de propilo, alina que es un glucósido que se hidroliza con el fermento alisina, que es un antibiótico natural, 1 mg de alisina tiene la potencia de 15 unidades estándar de penicilina y es efectivo contra las bacterias y hongos. Contiene sales minerales, portadoras de los siguientes elementos: Calcio, azufre, selenio, germanio, aluminio, magnesio, zinc, cobre y hierro. Se han encontrado en el ajo las siguientes vitaminas: A, B, B2 y C.